Limpieza casera de llantas de aluminio sin productos tóxicos

Las llantas son la parte de nuestro coche que más se ensucia. Al estar en contacto con el suelo, se llenan de barro, polvo, grasa, polvillo de las pastillas de los frenos. Si no limpias tus llantas con regularidad el sucio se adhiere a ellas y terminan por quedar irremediablemente manchadas.

Limpiar las llantas no es difícil. Puedes hacerlo tú mismo, ahorrando dinero, asegurándote que queden tal y como deseas. Utilizando productos más económicos, caseros y no tóxicos.

El proceso es sencillo, sigue leyendo y te indicaremos como limpiar tus llantas y los productos no tóxicos que puedes usar con excelentes resultados.

Como limpiar las llantas.

  1. Necesitarás una manguera y una cubeta de agua limpia. Un poco de jabón, Guantes para proteger tus manos, esponja, cepillo para llantas y el limpiador no tóxico que escojas.
  2. Comprueba que las ruedas de tu coche estén frías.
  3. Utiliza la presión de la manguera para eliminar la mayor cantidad de sucio posible de las llantas antes de comenzar.
  4. Prueba el producto en una superficie pequeña y que no sea muy visible antes de utilizarlo en toda la llanta.
  5. Si vas a limpiar todo tu coche, comienza la limpieza por las llantas. Concéntrate en cada una de ellas, no hagas la limpieza a la vez para todas. Si pierdes mucho tiempo o dejas el producto más de lo necesario, las puedes manchar. Por eso es conveniente que realices la limpieza de cada una por vez.
  6. Aplica el producto que elegiste y deja actuar por espacio de 5 minutos.
  7. Prepara una solución de agua y jabón. Con esta vas a aclarar una vez que el tiempo haya transcurrido.
  8. Para limpiar los radios y la parte interna pasa un cepillo para llantas.
  9. Utiliza un abrillantador ecológico al final para que brillen como nuevas.

Productos no tóxicos para limpiar tus llantas.

Si quieres hacer la limpieza de tus llantas gastando poco dinero. Obteniendo resultados y cuidando el medio ambiente, eso es posible. Con estos trucos tendrás las llantas más relucientes sin gastar en productos costosos.

  • Coca cola: Aunque parezca increíble, este refresco es un gran aliado a la hora de limpiar tus llantas. Un producto que resulta más económico que limpiadores que tienen químicos y es perfecto para eliminar oxido de tus llantas.  Si tienes alguna mancha de óxido en tus ruedas, frota con coca cola y un pedazo de papel de aluminio. Verás como la mancha desaparece rápidamente.
  • Vinagre blanco: Otro remedio muy útil. Limpia tus llantas con un poco de vinagre diluido en agua y frota con un trozo de gamuza. Conseguirás que queden limpias y relucientes.
  • Zumo de limón: Si no tenías idea de que abrillantador usar que no fuera tóxico. La respuesta es el jugo de limón aclarado con un poco de agua. Frota tus llantas para darles el brillo perfecto.

El producto natural correcto y el método de limpieza adecuado harán que tus llantas queden impecables.

Cómo limpiar llantas de aluminio con Simple Green.

Instrucciones:

En caso de duda, haga siempre una pequeña prueba en la mancha primeramente.

  1. Al limpiar la suciedad difícil, humedezca previamente la superficie.Esto ayudará a que Simple Green penetre en la suciedad y facilite su limpieza.
  2. Aplicar la solución Simple Green. Dejar el producto en remojo durante un minuto más o menos para que la suciedad y las manchas de grasa se disipen.
  3. Frotar en caso necesario. Frotar con un cepillo suave o un paño no abrasivo proporciona agitación, lo que ayudará a eliminar la suciedad y garantizará una limpieza absoluta y una superficie sin residuos.
  4. Enjuagar con agua limpia. Enjuagar limpiando con una esponja de microfibra humedecida o un paño no abrasivo para garantizar una superficie sin residuos. Las superficies en contacto con la comida y con mascotas se debe enjuagar con abundante agua limpia.
  5. Secar y abrillantar con una esponja limpia de microfibra, un paño no abrasivo o toallitas de papel.

Para conseguir superficies reflectantes, acabados brillantes, y vidrios y metales abrillantados, este paso final dejará una superficie sin marcas y una limpieza resplandeciente.

Recomendación de dilución.

Suciedad difícil.

Derrames de grasa, restos de comida pegados, superficies sucias, aceite de cocinar, lápiz, etc.

  • Aplicar Simple Green sin diluir.

Limpieza diaria moderada.

  • Diluir aproximadamente 28 g de Simple Green en 1 vaso de agua.

Limpieza suave.

Polvo y huellas sobre superficies reflectantes o muy brillantes.

  • Diluir aproximadamente 28 g de Simple Green en 4 vasos de agua.