Fibras sintéticas: la ropa contamina los mares y océanos cada vez que la lavamos

No sólo los detergentes, sino también nuestra propia ropa contribuye a contaminar mares y océanos, si están fabricadas con fibras sintéticas hechas de plástico. Las microfibras plásticas podrían ser una de las principales contribuciones al aumento de la contaminación marina.

La presencia de grandes islas de plástico en los océanos es una historia tristemente conocida, pero quizás no todo el mundo sabe que la contaminación causada por los plásticos puede ser mucho más sutil, casi invisible. La fuente de algunos de estos pequeños fragmentos de plástico, también llamados microplásticos, son los microesferas que se encuentran en los productos de cuidado personal, como los exfoliantes y las pastas dentales.

Los microesferas, así como los fragmentos de las fibras sintéticas, son demasiado pequeñas para que se puedan filtrar y ser retenidos eficazmente por los sistemas destinados a tal fin. La lavadora de nuestra casa podría ser una de las principales fuentes de este tipo de contaminación, especialmente si usamos a menudo ropa fabricada con fibras sintéticas hechas de plástico.

El ecologista Mark Browne estudió los microplásticos en las costas de 18 lugares distintos en diferentes partes del mundo, y encontró que en el 85% de los materiales sintéticos acumulados había microfibras. ¿Está nuestra ropa y lavadoras entre los mayores culpables de la contaminación marina?

El estudio de Browne tiene grandes implicaciones para la conservación del océano y la industria de la moda. Parece que una sola prenda sintética puede liberar alrededor de 1900 microfibras cada vez que se lava. Si multiplicamos esta cifra por el número de prendas sintéticas que se lavan cada día en el mundo, podemos entender la gran cantidad de microfibras plásticas que llegan a las vías fluviales cada año.

Según el experto, la primera solución al problema debe venir primero de las empresas, que deben diseñar tejidos sintéticos que no suelten fragmentos de fibras durante el lavado con tanta facilidad.

La segunda parte de la solución es el desarrollo de mejores sistemas de filtrado tanto para lavadoras domésticas como para depuradoras municipales. En su opinión, las partículas de fibra sintética pueden contaminar no sólo el agua, sino también el aire y los alimentos. Browne ha estado investigando el tema y pidiendo un cambio de las empresas durante años, los resultados van llegando poco a poco.

A partir de ahora, dale más importancia a cómo se fabrica la ropa que compras. Usa siempre detergentes ecológicos que no contaminen el agua. La cantidad también influye, usa lo mínimo imprescindible.