Desinfectantes caseros con productos naturales

Inútiles, contraproducentes, dañinos para la fauna y la flora… En estos términos definen las asociaciones de consumidores y usuarios los productos desinfectantes y antibacterianos. Pero el asunto va más allá. Las autoridades europeas y estudios como este advierten sobre la toxicidad del Triclosan, compuesto presente en muchos productos desinfectantes e incluso en cosméticos. Ante esta situación ¿qué hacer para mantener el hogar desinfectado pero, también, libre de tóxicos? Productos tan habituales como el vinagre, el agua oxigenada, el limón y distintos aceites esenciales, ofrecen alternativas saludables y eficaces. Sin embargo, quien no sepa cómo usarlos, puede tener dudas para prescindir de los limpiadores convencionales. Por ello, compartimos varias soluciones para desinfectar una vivienda de forma sostenible.

Desinfectantes naturales a base de vinagre.

Con infinidad de beneficios, el vinagre cuenta entre sus virtudes con su potencialidad como antibacteriano natural. Por ello, muchos de los desinfectantes caseros incorporan este producto. Estas son algunas de las posibles alternativas:

1. Vinagre disuelto en agua.

Es la solución más básica para la desinfección. Realiza una mezcla de vinagre y agua a partes iguales y espárcela sobre la zona que quieras desinfectar.

2. Desinfectante con vinagre y agua oxigenada.

La combinación de estos dos productos clave para la desinfección del hogar es una de las más eficaces, especialmente para erradicar bacterias. Para ello, mezcla ambos productos en la proporción de uno a un cuarto. Así, si incorporas 100 mililitros de vinagre, tendrás que añadir 25 de agua oxigenada. Introduce la cantidad que necesites en una botella tipo espray y asegúrate de agitar bien la mezcla cuando vayas a usarla.

3. Vinagre y bicarbonato.

El bicarbonato, otro clásico de la limpieza sostenible, ofrecerá buenos resultados para limpiar y desinfectar cualquier superficie. También es eficaz como friegaplatos, por lo que no dudes en emplearlo con vinagre para limpiar tu vajilla.

4. Vinagre y aceite de árbol de té.

Con vinagre y aceite de árbol de té, de reconocidas propiedades contra los hongos, obtendrás un desinfectante natural muy potente. Para prepararlo, introduce en una botella tipo espray medio litro de agua, una veintena de gotas de aceite esencial y un par de cucharadas de vinagre.

5. Vinagre y cítricos.

Aunque la preparación de este producto casero necesitará más tiempo, también figura entre las opciones más adecuadas. Para prepararla introduce cáscaras de distintos cítricos (a tu elección) en un recipiente y cúbrelas con vinagre. Una vez lo hagas, la mezcla tendrá que reposar durante prácticamente un mes. No olvides removerla de vez en cuando. Finalmente, tendrás que colarla e introducirla en una botella tipo espray. Si esta es de un litro, añade un cuarto de producto por tres de agua.

Si buscas más opciones que incorporen el vinagre, puedes probar también combinándolo con fécula de maíz. Con litro y medio de agua, media taza de vinagre y una cucharada de fécula estará listo tu producto natural, especialmente adecuado para su aplicación en ventanas. El vinagre reducido en agua caliente y mezclado con bórax también te dará buenos resultados, aunque puede causar irritaciones.

Desinfectantes naturales con limón.

El limón es otro de los productos que ofrecen muchísimo juego para la limpieza sostenible, entre otras razones por ser un desinfectante natural. Por ello, habrá que tenerlo en cuenta para la desinfección sostenible, con opciones como estas:

1. Desinfectar con limón y vinagre.

La suma de ambos productos permitirá fabricar un poderoso desinfectante, adecuado para múltiples superficies; entre ellas el inodoro. Si se rocía sobre él la mezcla y se deja actuar durante la noche, quedará completamente limpio. Para fabricar este desinfectante se añadirá a un litro de agua un cuarto de vinagre y el zumo de un limón.

2. Agua con limón.

Como ocurría con el vinagre, el agua con limón servirá por sí sola para desinfectar multitud de superficies, como la tabla de cortar alimentos. Puedes usar limón natural o aceite esencial. Además, también se puede añadir tomillo, de reconocidas propiedades desinfectantes y antibacterianas.

3. Desinfectar con pomelo y limón.

El agua combinada con una taza de vinagre, zumo de limón o una decena de gotas de aceite esencial de este cítrico, así como la mitad de extracto de semilla de pomelo también permitirá desinfectar el hogar de manera natural y eficaz.

Desinfectantes naturales con aceites esenciales.

Productos como el árbol de té, el tomillo o la lavanda son también apropiados para desinfectar la vivienda sin necesidad de echar mano de un limpiador convencional.

1. Desinfectantes con árbol de té.

El aceite de árbol de té es un desinfectante ideal que se utiliza habitualmente para la limpieza del cuarto de baño. Se puede emplear de muchas maneras, entre ellas mezclado con agua, agua oxigenada y zumo de limón. Para ello bastará con añadir tres cuartos de litro de agua por uno de agua oxigenada, además de dos cucharadas de limón y una decena de gotas de aceite esencial. Otra posibilidad es mezclar el árbol de té con lavanda, también antibacteriana, para lo que habrá que disolverlos en agua a partes iguales.

2. Desinfectante a base de romero.

Si te gusta el aroma de romero y quieres aprovechar sus virtudes para la desinfección, mezcla una cucharada de aceite esencial en medio litro de agua y aplícalo donde consideres.

3. Desinfectante con lavanda.

Como se ha comentado, la lavanda puede ser también una aliada para acabar con las bacterias del hogar. Para ello, bastará con añadir unas veinte gotas de aceite esencial a un cuarto de litro de agua. Una vez mezcle bien, el desinfectante casero estará listo para su uso.

Otras alternativas a los desinfectantes tóxicos.

Existen muchas otras posibilidades para desinfectar el hogar de manera natural. Las plantas aromáticas como el tomillo, hervido durante una hora y mezclado luego con vinagre, son también alternativas adecuadas, a las que se suman otras posibilidades, como el vodka. Esta bebida es especialmente recomendable para la limpieza de ventanas y espejos.