Cómo limpiar una licuadora de forma fácil

Muchas veces utilizamos productos de limpieza abrasivos y tóxicos para limpiar nuestras licuadoras. El asunto es que pueden afectar a la superficie del electrodoméstico, además pueden causar olores desagradables y ser nocivos tanto para nuestra salud y nuestro entorno. Sin embargo, en la alacena de nuestro hogar tenemos ingredientes para hacerlo de forma más fácil y práctica. Una de ellas es el vinagre blanco, para nosotros ya conocido por sus propiedades desinfectantes.

Para usarlo como desinfectante casero, llena un vaso con agua caliente, añade una gota de vinagre blanco y una de detergente lavavajillas. Deja actuar unos minutos y enciende el aparato durante un minuto a velocidad media.

Tambien podemos usar el bicarbonato de sodio, también tiene propiedades desinfectantes, eliminando de forma efectiva los malos olores. Puedes usar una cucharada directamente en el propio recipiente de la licuadora, junto con ¾ de agua caliente y ½ cucharadita de detergente para lavavajillas. Con esta mezcla podrás eliminar olores desagradables, manchas y el resto de residuos de alimentos. En caso de tener residuos que no salgan, repite este paso al menos dos veces más hasta que quede perfectamente limpio. Para finalizar, enjuaga el vaso con agua caliente y sécalo con un paño de cocina.

¿Cómo limpiar la base?

La mayoría de las bases de las licuadoras son de acero inoxidable. Puede limpiarlas con una solución casera. Consiste en tomar una botella pulverizadora y colocar la mitad con vinagre y mitad agua. Rocía la superficie para asear y frota suavemente con un paño.

Si la base es de plástico, puedes usar jabón y un paño.

Existen otras alternativas, como un limpiador de cocina o utilizar bicarbonato de sodio con agua. Ten precaución con el cable de alimentación, es recomendable usar un paño seco y esperar al menos una hora para volver a usarla. Este consejo es importante si consideras que hay algunas pequeñas zonas que se encuentran aún húmedas.

Cómo limpiar la licuadora con el limpiador sostenible Simple Green.

Instrucciones.

En caso de duda, haga siempre una pequeña prueba en la mancha primeramente.

  1. Al limpiar la suciedad difícil, humedezca previamente la superficie. Esto ayudará a que Simple Green penetre en la suciedad y facilite su limpieza.
  2. Aplicar la solución Simple Green. Dejar el producto en remojo durante un minuto más o menos para que la suciedad y las manchas de grasa se disipen.
  3. Frotar en caso necesario. Frotar con un cepillo suave o un paño no abrasivo proporciona agitación, lo que ayudará a eliminar la suciedad y garantizará una limpieza absoluta y una superficie sin residuos.
  4. Enjuagar con agua limpia. Enjuagar limpiando con una esponja de microfibra humedecida o un paño no abrasivo para garantizar una superficie sin residuos. Las superficies en contacto con la comida y con mascotas se debe enjuagar con abundante agua limpia.
  5. Secar y abrillantar con una esponja limpia de microfibra, un paño no abrasivo o toallitas de papel.

Para conseguir superficies reflectantes, acabados brillantes, y vidrios y metales abrillantados, este paso final dejará una superficie sin marcas y una limpieza resplandeciente.

Recomendación de dilución.

Suciedad difícil.

Derrames de grasa, restos de comida pegados, superficies sucias, etc.

  • Aplicar Simple Green sin diluir.

Limpieza diaria moderada.

  • Diluir aproximadamente 28 g de Simple Green en 1 vaso de agua.

Limpieza suave.

Polvo y huellas sobre superficies reflectantes o muy brillantes.

  • Diluir aproximadamente 28 g de Simple Green en 4 vasos de agua.