Cómo limpiar todo tipo de suelos sin sustancias tóxicas

Podemos limpiar todo tipo de suelos sin necesidad de usar productos químicos tóxicos o cualquier otro tipo de sustancia nociva para nuestra salud.

La limpieza siempre es más sencilla cuando hablamos de suelos de baldosas, mientras que será más complicada en suelos de madera, parquet, moqueta o alfombras. Hoy hablaremos de algunos consejos útiles para limpiar cada tipo de suelo de la mejor manera posible.

Cómo limpiar suelos de madera y parquet.

Los suelos de madera o parquet son de los más delicados a la hora de limpiar. No podemos usar detergentes agresivos si queremos conservar bien este tipo de suelos.

La mejor manera de limpiar suelos de madera y quitarle el polvo de forma sencilla es usar un paño de microfibra en el cepillo. Sumérgelo en agua tibia y escúrrelo. Pásalo y luego seca el suelo con un paño o deja las ventanas abiertas si disfrutas de un día soleado. Si necesitas eliminar algunas manchas, intenta frotar con unas gotas de detergente de lavavajillas ecológico o jabón líquido de Marsella sólo en las zonas manchadas.

Para pulir el parquet se pueden usar pequeñas cantidades de aceite de linaza o aceite de oliva virgen extra, si quieres puedes añadir unas gotas de zumo de limón. Si tiene pequeños arañazos superficiales, puedes usar un rotulador del mismo color. Para proteger el parquet y los suelos de madera, coloca almohadillas de fieltro debajo de las sillas y los muebles.

Cómo limpiar los suelos de terracota.

Para limpiar suelos de terracota o cerámica puedes usar una escoba o una aspiradora. Tambien puedes usar un paño de microfibra tal y como usamos para los suelos de madera. Los suelos de terracota son tambien delicados. Evita sustancias agresivas como el ácido cítrico o el vinagre. Para la limpieza de los suelos de terracota se puede añadir al agua de fregar pequeñas cantidades de jabón líquido de Marsella o escamas si necesitas una limpieza más profunda.

Seca el suelo si quieres evitar la formación de halos. Si hay manchas, puedes usar agua con bicarbonato, deja actuar y después limpia la zona con una esponja suave.

Cómo limpiar suelos de baldosas.

Los suelos de baldosas son quizás los más fáciles de limpiar. Puedes usar sin problemas un detergente clásico. Basta con verter unas gotas de jabón líquido o lavavajillas ecológico directamente en el cubo o paño que se vayas a usar, para después humedecerlo. Si sólo necesitas eliminar el polvo, humedece y escurre un paño de microfibra y pásalo por encima de las zonas sucias. Esto también es efectivo para los suelos de linóleo.

Un punto delicado es la limpieza de las juntas de los azulejos y baldosas. Podemos usar bicarbonato de sodio o peróxido de hidrógeno.

Cómo limpiar alfombras.

La limpieza de las alfombras se debe hacer con una aspiradora o vapor. Para eliminar los olores de las alfombras, espolvorea las zonas que quieras con bicarbonato de sodio y deja actuar durante mucho tiempo antes de pasar la aspiradora. Para absorber las manchas de aceite que se acaban de formar en la alfombra, limpia inmediatamente con un paño absorbente o un poco de maicena, que luego aspirarás con la aspiradora.

Cómo limpiar suelos de mármol.

La regla básica es: nunca uses vinagre, ácido cítrico u otras sustancias ácidas en suelos u otras superficies de mármol. Tendrás un daño irreparable.

Para limpiar los suelos de mármol puedes usar un paño suave humedecido en agua y jabón o en agua y bicarbonato.

Si quieres pulir el mármol pero no tienes una máquina para esta tarea, las abuelas usan un paño de lana o un suéter viejo.

Otro método ecológico para hacer frente a la suciedad acumulada en el suelo, puede ser el desengrasante sostenible Simple Green.

El procedimiento es muy sencillo. Tan solo hay que añadir al cubo de fregar la disolución correcta. En este caso, 3L de agua por 0,20L de limpiador natural.

Si quedan restos de marcas o residuos, lo que puede suceder al usar agua del grifo, utilice una pizca de pasta de dientes o bicarbonato en un paño húmedo, frote en movimientos circulares y, a continuación vuelva a abrillantar hasta que brille.