Cómo limpiar bicicletas sin productos tóxicos

El mantenimiento de la bicicleta puede ser sostenible. Hay productos que cumplen con esta tarea y no dañan el medio ambiente.

La clave para mantener tu bicicleta es evitar usar productos químicostóxicospara su limpieza. Por ejemplo, si usas amoníaco o lejía, se puede decolorar la pintura y degradar los materiales.

Coloca la bicicleta en un soporte sólido. Facilita la inspección visual mientras trabajas en ella y la protege ante un eventual golpe contra el suelo.

Lo más recomendable es usar un poco de jabón neutro con agua. Si no tienes jabón neutro, puedes sustituirlo por jabón normal, diluido en abundante agua. Evite que la solución llegue hacia los bujes, pedales y pedalier.

Absténgase de usar una esponja abrasiva para evitar dañar la superficie.

Si acabada la limpieza, aún persisten las machas o la suciedad, se recomienda frotar con un paño mojado en agua caliente. De esta forma se ablanda la suciedad. Puedes finiquitar la limpieza con una esponja suave empapada de jabón neutro.

¿Cómo limpiar las pastillas de freno?

Primero debes desmontar la pinza y sacar las pastillas de freno. Sólo necesitas alcohol. Usa trapos que no desprendan pelusa. Primero pasa el trapo seco para desprender cualquier insecto. Luego moja otro paño con alcohol, a fin de eliminar la suciedad. Así evitas el desgate. Colocar nuevamente.

Mantenimiento  de la cadena de la bici.

Se recomienda su limpieza cada 300 kilómetros, dependiendo de las condiciones. Use un desengrasante biodegradable, que no contenga fosfatos ni amoniaco. Aplique lubricante biodegradable.

Engranaje.

Usa un cepillo de dientes viejo para limpiar esa parte de la bicicleta. Unta con disolvente biodegradable y pasa por la cresta de los engranajes, tendiendo cuidado para no afectar el cassette. Coloque lubricante biodegradable y sin disolventes.

Sillín.

Evite en todo momento usar agua a presión. Frota con un paño humedecido en agua y jabón. Con otro paño impregnado en agua, retirar el jabón. Dejar secar.

No uses desengrasantes o disolventes tóxicos que puedan dañar el revestimiento. Por el mismo motivo, tampoco deben utilizarse cremas  para calzado.

Cómo limpiar la bicicleta con Simple Green.

En caso de duda, haga siempre una pequeña prueba en la mancha primeramente.

  1. Al limpiar la suciedad difícil, humedezca previamente la superficie.Esto ayudará a que Simple Green penetre en la suciedad y facilite su limpieza.
  2. Aplicar la solución Simple Green. Dejar el producto en remojo durante un minuto más o menos para que la suciedad y las manchas de grasa se disipen.
  3. Frotar en caso necesario. Frotar con un cepillo suave o un paño no abrasivo proporciona agitación, lo que ayudará a eliminar la suciedad y garantizará una limpieza absoluta y una superficie sin residuos.
  4. Enjuagar con agua limpia. Enjuagar limpiando con una esponja de microfibra humedecida o un paño no abrasivo para garantizar una superficie sin residuos. Las superficies en contacto con la comida y con mascotas se debe enjuagar con abundante agua limpia.
  5. Secar y abrillantar con una esponja limpia de microfibra, un paño no abrasivo o toallitas de papel.

Para conseguir superficies reflectantes, acabados brillantes, y vidrios y metales abrillantados, este paso final dejará una superficie sin marcas y una limpieza resplandeciente.

Recomendación de dilución.

Suciedad difícil.

Derrames de grasa, restos de comida pegados, superficies sucias, aceite de cocinar, lápiz, etc.

  • Aplicar Simple Green sin diluir.

Limpieza diaria moderada.

  • Diluir aproximadamente 28 g de Simple Green en 1 vaso de agua.

Limpieza suave

Polvo y huellas sobre superficies reflectantes o muy brillantes.

  • Diluir aproximadamente 28 g de Simple Green en 4 vasos de agua.