Ácido cítrico: propiedades y usos para la limpieza ecológica

¿Quién no ha comprado alguna vez un limpiador a base de limón? Con lo habituales que son, probablemente pocos puedan responder negativamente a esta pregunta. Y es que el ácido cítrico, presente en los limones pero, también, en la mayoría de las frutas, es un verdadero aliado para la limpieza. Por ello, ¿por qué no utilizarlo directamente, sin necesidad de mezclarlo con otros productos industriales? Te contamos los motivos y cómo emplear el ácido cítrico para la limpieza ecológica e, incluso, para el cuidado personal.

Qué propiedades tiene el ácido cítrico.

El ácido cítrico es un antioxidante y un conservante natural que se emplea en multitud de industrias, como la agroalimentaria. Entre sus principales ventajas para la limpieza natural figuran su potencia para la desinfección.

Sin embargo, hay que tener cuidado con su uso puesto que este es un ácido altamente corrosivo que puede provocar daños en algunos materiales, como la madera o el mármol. Pese a ello, aplicado en aquellas superficies que toleren bien el ácido, y diluido en agua, ayudará en la desinfección, pero también a la hora de eliminar la grasa o de blanquear.

Ácido cítrico para la limpieza sostenible.

Con estas propiedades, las posibles aplicaciones del ácido cítrico para limpiar el hogar sin costes para el medioambiente son muy variadas. Además, en combinación con otros productos caseros para la limpieza ecológica, dará muy buenos resultados para usos como los siguientes:

  • Abrillantador y antical: Una mezcla de un litro de agua y 150 gramos de ácido cítrico permite limpiar y eliminar la cal de las lavadoras y los lavavajillas, así como de cualquier superficie del hogar. Para este último uso, se puede mezclar el producto en una botella tipo espray y verterlo sobre el área a limpiar para, a continuación, frotar con una esponja y retirar el producto.
  • Desatascador de tuberías: Los desatascadores industriales figuran entre los productos de limpieza más dañinos para el medioambiente. Por ello, no dudes en apostar por una alternativa natural. Para ello, solo tendrás que verter 100 gramos de bicarbonato en la tubería a desatascar para, acto seguido, hacer lo propio con una mezcla elaborada con 200 mililitros de agua y 30 gramos de ácido cítrico.
  • Limpieza del inodoro: Si lo que necesitas es desinfectar tu inodoro, podrás hacerlo con este producto. Para ello, añade a unos 200 mililitros de agua destilada 25 gramos de ácido cítrico. A continuación, incorpora diez mililitros de detergente ecológico y cinco gotas de aceite esencial de limón. Una vez mezcles bien todos los productos, ya podrás aplicarlos para la desinfección del baño.
  • Limpieza de ventanas: Para que los cristales de las ventanas y los espejos del hogar queden brillantes y limpios, una posibilidad es aplicarles una solución natural a base de agua destilada (1 litro), una cucharada de detergente ecológico y, finalmente, otra de ácido cítrico.
  • Suavizante para la colada: Para que la ropa tenga la suavidad deseada tras la colada sin que esto se traduzca en efectos para la salud, se puede optar por el ácido cítrico. Solo con mezclar 50 gramos de este producto con medio litro de agua tendrás una solución que te alcanzará para cinco lavados, puesto que con unos 100 mililitros de agua por cada uno de ellos será suficiente. Si, además, quieres que tus prendas queden perfumadas, puedes incorporar a este remedio casero las gotas del aceite esencial que más te guste.

Otros usos del ácido cítrico.

Que el ácido cítrico sea uno de los productos imprescindibles para la limpieza sostenible, no significa que este sea el único uso para el que se le puede sacar provecho. De hecho, este producto puede aportar muchas ventajas para los cuidados y la higiene corporal.

Así, entre las posibilidades que ofrece el ácido cítrico, destaca su uso como acondicionador para el pelo que, tras el lavado habitual, quedará más suave si se trata con una mezcla a base de este producto. En concreto, con un litro de agua y una cucharada de ácido cítrico aplicada sobre el cabello y, acto seguido, aclarada con abundante agua, se lograrán resultados.

Cómo y dónde comprarlo.

Si ahora que sabes más sobre el ácido cítrico y cómo aprovecharlo para la limpieza doméstica o para la higiene personal, te preguntas cómo hacerte con él, la respuesta es que podrás hacerlo con gran facilidad. Aunque es cierto que el ácido cítrico se obtiene naturalmente de productos como el limón o las fresas, es posible adquirirlo directamente como aceite esencial. Además, en farmacias y tiendas de productos naturales también puede encontrarse en otros formatos, como en polvo o en gránulo que, eso sí, una vez adquiridos, deben mantenerse bien cerrados y a resguardo de la luz solar directa y de cualquier fuente de calor.

En este caso Simple Green no contiene ácido cítrico como componente pero tiene usos equivalentes a éste.  Puedes utilizarlo para la limpieza del cuarto de baño, ventanas o como detergente para la lavadora. Te dejamos el enlace a la tienda online. Te sorprenderá!